7/7/15

Poema de Jorge Paolantonio

  
mujeres de la finca 

dónde se me fue  maría vidal
que perfumaba el aire de ensaimadas

dónde sus ojos
felices gemas tras cristales de receta

dónde dónde
la gorda mesa de La Brea
con la risa de Teresa, la Chicha  y la Paquita
sazonando las cocas mallorquinas

dónde el río
sonando a la deriva
esas ganas de meterse por los pechos
de la Toña que pelaba limas

tan chicos fuimos que ni teníamos sillas
y nos sentaban  en un escalón fresquito
a comer brevas y 
mirar pasar el aire
que no nos daba respiro



© Jorge Paolantonio

14 comentarios:

Anonymous susana szwarc ha dicho...

Hola Jorge, hermosas esas mujeres de la finca y todos nosotros sentaditos en el umbral.

gracias, besos,
ah, la foto que puso Gustavo es preciosa.

7 de julio de 2015, 14:41  
Blogger Ignacio Giancaspro ha dicho...

Jorge, tu poesía tiene ese encanto provinciano enrraizado en la alegría oculta de las horas tranquilas del quehacer cotidiano y las comidas.
No es poco regalo de la vida estos recuerdos, como este poema.
Gracias por compartirlos de esta manera
Ignacio

10 de julio de 2015, 19:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me encanta esa gracia provinciana pegada a los versos...me encanta! Abrazo, Inés Legarreta.

11 de julio de 2015, 17:29  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

leyendo tu poesía, en esta tarde de sábado, acompañada por un jarrito de café recién hecho y feliz de compartir tus recuerdos. Esos de aquellos años,qué privilegio!!
Muchos besos

11 de julio de 2015, 18:11  
Blogger mariel monente ha dicho...

siempre es lindo leerte, escucho tu ritmo poeta!

11 de julio de 2015, 20:23  
Blogger Adriana ha dicho...

Bellísimo poema. Me conmovieron sus imágenes, especialmente ese "escalón fresquito en el que se sentaban a comer brevas". Un abrazo. Adriana Maggio

12 de julio de 2015, 14:57  
Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

tu homenaje querido Jorge a esos personajes anónimos, que rescatás en tus poemas de un inexorable olvido. Eso se llama amor y agradecimiento a la vida "que me ha dado tanto"

Clelia

12 de julio de 2015, 15:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Maravilloso poema, abrazo. Dolores Pombo

14 de julio de 2015, 5:49  
Blogger Liliana ha dicho...



Un goce, un disfrute, así de simple

Lily Chavez

15 de julio de 2015, 12:07  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Ese recuerdo tan vivo que traes, esas imágenes que nos hacen estar allí a la vez que experimentar un goce estético tan tuyo, esa ternura... con la que se desliza cuanto nos dices en tu poema..., todo es un regalo para el alma. Un abrazo Jorge! Cecilia Glanzmann

17 de julio de 2015, 18:25  
Blogger Estela Barrenechea ha dicho...

Hola Jorge,
Me conmueven tus versos, ese canto a las mujeres de una finca de provincia.
La belleza del poema en la palabra que rememora los quehaceres más simples grabados en los recuerdos de la infancia.

Un abrazo,

Estela Barrenechea

27 de julio de 2015, 11:49  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Oh, qué lindo mi querido , que bella recreación de esas mujeres, imagino los pechos de la Toña...
Gracias por tu impecable escritura.
Un beso
Juany Rojas

30 de julio de 2015, 0:14  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias siempre para aquellos que dejan notas tan positivas sobre mi quehacer, y GRACIAS SIEMPRE a Gustavo que generosamente nos difunde y pone en contacto. Abrazo a todos. PAOLANTONIO

31 de julio de 2015, 20:19  
Anonymous Pauli ha dicho...

Un bello,sabroso, poema lleno de nostalgia.

3 de agosto de 2015, 12:21  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal